Castillo de Escariantes (Las Canteras)

Situado en un cerro escarpado (624 m), en la confluencia de los ríos de Lucainena y Ugíjar, en una zona de paso que comunica la costa con La Alpujarra interior, fue lugar de asentamiento durante un periodo amplísimo, utilizado con diferente intensidad y objetivos, desde la prehistoria hasta el siglo XVI. Su realidad histórica comienza con la ocupación islámica. Los bereberes, por ser La Alpujarra territorio montañoso y de escasa productividad ocuparon la zona y al poblamiento hispanogodo se superpusieron las estructuras islámicas. Integrado en una red de alquerías, con grupos humanos unidos por lazos de parentesco tribal, constituyó un recinto fortificado de estructura defensiva que controlaba el acceso a la taha de Ugíjar a través de tres valles: El de Ugíjar, el de Lucainena y el de Darrícal.

El espíritu independista alpujarreño condujo a varias sublevaciones con centro en esta fortaleza: Según nos refiere al-Udri a finales del siglo VIII, en época emiral, bajo el mandato de Hisam I (796798), La Alpujarra se vio sacudida por una revuelta contra el poder central. La tribu de los udríes se hizo fuerte en Escariantes y obligó al emir a intervenir militarmente para sofocarla. “Se alzaron bajo se bandera en el castillo de Ascarayatis, situado en dos peñas conocidas con el nombre de montes Alpujarra (Aybul Busarra), en la zona próxima a la costa, y allí acogían a cuantos árabes acudían hasta ellos”. Este castillo también protagonizó en 1227 la célebre sublevación de Allad Muhadmad Ben Yusuf Ben Hud Al Yudani, creador de un reino de taifas. Después, en época nazarí, conoció su máximo esplendor, fueron los siglos XIII, XIV y XV.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies