Casas Señoriales

Escudo de las Casas Señoriales

Las Casas Señoriales

CASA  DE D. PEDRO LÓPEZ,  ESCRIBANO MAYOR DE LAS ALPUJARRAS

Los cristianos ante la sublevación de los moriscos de 1568,  se refugiaron en la iglesia y en dos torres, una de ellas era el D. Pedro López, difunto, escribano mayor que había sido de aquel juzgado.

El cronista de la Guerra de Granada, D. Luis del Mármol Carvajal en su obra Historia de la Rebelión y Castigo de los Moriscos en el Reino de Granada, nos narra cómo los rebeldes rindieron las torres donde estaban refugiados los cristianos, “ los alzados fueron de noche a las casas , y horadando de unas en otras , porque no osaban descubrirse por las calles, por miedo de los arcabuceros de las torres, llegaron a casa de D, Pedro López , y entrando por ella, cercaron la torre , que era toda ella hecha de madera , y poniéndole fuego, quemaron la puente levadiza , y creció la llama tanto , que los de dentro querían dar a partido ; y siendo admitidos, mientras descolgaban las mujeres con sogas , que no podían salir por la puerta, que ocupaba el fuego , se quemaron casi todos los hombres , sin poderlos remediar”.

El escritor Ildefonso Falcones en su obra la Mano de Fátima escribe, “el ejercito de Aben Humeya se encontraba acampado cuando llegaron. Ugijar era un hervidero. El rey de Granada se instaló en la Casa que fura de Pedro López, escribano mayor de las Alpujarras. El edificio albergaba una de las tres torres defensivas con las que contaba la población. Las torres estaban dispuestas en triangulo, y gran parte del ejercito se había diseminado por el interior”.

Este escrito describe esta casa, “se trataba de un edificio señorial de dos pisos, encalado, con balcones de hierro forjado en la planta superior y techado con tejas a cuatro aguas”.

También, nos narra cuando recibe a Hernado el protagonista de la novela en esta casa, “Al final fue Aben Humeya quien, con una palmada, puso fin a música y baile y los hizo entrar. Miguel de Rojas, padre de la primera esposa del rey y acaudalado morisco de Ugijar, varios de los principales de Ugijar y algunos jefes monfíes, como el Partal , el Seniz o el Gorri, fijaron su atención en los dos hombres y el muchacho”.

Esta casa ha tenido un destacado protagonismo en la Guerra de Las Alpujarras de 1568, y es una de la de mayor porte, teniendo en su interior un patio de columnas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies